martes, 24 de diciembre de 2013

FELICES FIESTAS!




jueves, 16 de mayo de 2013

No hay título

No pasa nada grave.
La fisura casi no me duele ya y estoy trabajando, Alma salta en la cama elástica del jardín vecino, yo entro y salgo y la vida pasa más o menos como siempre, pero no me sale nada que escribir o poner aquí, no me apetece y no es por nada malo, es sólo que siempre me ha salido de manera espontánea y, ahora que no lo hace, no quiero obligarme.
Los últimos meses ya sabéis que he tenido idas y venidas y como no sé si me volverá a dar el tabardillo, dejo las cosas como están.
Eso sí, si un día véis que el blog se privatiza, no es que lo ponga sólo para lectores invitados, sino  que es una manera de cerrarlo y poder guardar yo todo su contenido.
Hasta más ver, amigas.


lunes, 6 de mayo de 2013

Nada es lo que parece, nadie es sólo lo que muestra y a todo el mundo le va mejor que a ti


Por ejemplo yo, que el viernes muy farruca decía que el lunes volvería al trabajo.
Pues no, porque resulta que la fisura se me ha inflamado y me ha punzado el pulmón, así que esta mañana de nuevo al médico que me ha dicho que como levante peso o me vaya a trabajar antes del día quince, no me asegura la recuperación.
Por eso estoy aquí de nuevo, con mi café, mi cámara y mis crucigramas, aprovechando que hace un día muy bueno y que tengo una vecina muy simpática a la que le gusta la cháchara y que está también a menudo en su jardín a causa de dos o tres achaques como yo.

domingo, 5 de mayo de 2013

A la parrilla


Vive Dios que tomo morfinoides para soportar el dolor de la costilla fisurada, vive Dios que no se me ocurre otra cosa hoy que ir y comprarme una parrilla y vive Dios y lo vea que no no hay en este país un artefacto que compres que te vendan ya montado.


Bueno, sí, no voy a mentir, esta piscinita de piedra para los pájaros no necesitaba montaje.


El caso es que si ya normalmente juro y perjuro cuando me toca montar algo, os podéis hacer una idea de cómo ha sido hoy con la costilla medio rota.
Menos mal que es en castellano y los vecinos no lo entienden (espero).


Un par de horillas más tarde, dos uñas rotas, y un kilo de carbón en briquetas, aquello ardía como el demonio.


Menos mal, porque las comensales estaban ya impacientes y muy hambrientas.


Yo a lo mío, a ver si me entono y dejo de blasfemar un poco.


Puse las servilletas de domingo.


Asamos hamburguesas y salchichas.


Preparé también una ensalada de queso feta, tomates y pasta.


Hala, a ponerse moradas se ha dicho!


viernes, 3 de mayo de 2013

Despacito y con buena letra


Ayer y hoy no he trabajado pero el lunes (que además es una semana de sólo tres días laborables porque aquí es fiesta y tenemos puente jueves y viernes) yo me cojo el coche y me voy a mi trabajo, aunque sólo sea para estar allí sentada y hacer de relleno, porque esto de estar en casa y no hacer nada ya sabéis que no es lo mío.
Iré despacito y con buena letra y mientras llega el día os dejo con unas fotos de la última vez que me vestí para salir a la calle, con abriguito de primavera en lugar de la batamanta del invierno, y con los zapatos que (no me explico por qué) más llaman la atención entre todos los que tengo.
Feliz viernes.



jueves, 2 de mayo de 2013

Costilla de Adán


Hace dos sábados que medio me caí de la bici, y digo medio porque la cosa no fue a más que un simple resbalón, un pequeño susto y un mirar a mi alrededor no fuese a ser que alguien me hubiese visto hacer el ridículo, pero, una cosa en la que no reparé demasiado en su día es que me clavé el manillar de la bici en las costillas.
Me desempolvé los zapatos, como aquel que dice, y seguí pedaleando sin darle más vueltas al asunto, ocupada como estaba con comprar herramientas y limpiar ese jardín mío.
Hasta que llegó el lunes y empezó a dolerme un costado, el martes no podía ni moverme, el miércoles pasé la noche en vela porque cada vez que me daba la vuelta veía las estrellas, el jueves me echaba a temblar ante la idea de estornudar o toser, el viernes le pedí por favor a mi hija que no me hiciese reir que me dolian hasta las uñas...y así hasta que ayer no pude más y me presenté en urgencias.
Efectivamente, he ido durante diez días con una fisura en una costilla y lo que me queda porque no hay nada que se pueda hacer para curarlo más que paciencia, reposo y un arsenal de paracetamol para aliviar los dolores.
Ayudará también un riojita?


martes, 30 de abril de 2013

Donde comen dos comen tres


Este es el aspecto que últimamente, varias veces a la semana, ofrece la mesa de nuestra cocina.
Sí, tres platos en lugar de dos para la cena, y no es precisamente a causa de que yo me haya buscado un apuesto caballero.
Es Anton, el vecinito de once años que ha hecho buenísimas migas con Alma, un chico muy despierto y educado, sociable, mono y que ha encandilado a mi hija totalmente.
Van juntos de paseo y cuando le pregunto que qué han hecho me contesta que hablan, juegan con el ordenador en nuestra casa o en la de él, se preparan un té a media tarde, van en bici al super y nos hacen a las madres los recados y esperan con ansia a que les arreglemos la cama elástica del jardín para hartarse a pegar botes este verano.
Son, en definitiva, la ternura y la inocencia misma personificada, esa que sólo se tiene a esos años, que ya nunca más vuelve y que hace suspirar a las tontas románticas como yo cuando les veo salir de casa juntos de la mano.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...